CARTA DESDE LA PATAGONIA: Rechazo a Hidroaysen “…es sólo un respiro” por Magdalena Rosas.

Querida familia, amig@s compañer@s:

Es el miércoles 11 de junio, en Coyhaique ha llovido mucho, el día está gris. No hay nada de nieve. Los viejos patagones dicen que hace cuarenta años, en esta fecha había un metro de nieve que se quedaba pegada un par de días. Ahora llueve en invierno y en verano a veces tenemos sequía. Calentamiento global a la vista en una zona donde los glaciares de zona templada retroceden en forma dramática y acelerada en franco peligro.

Humean las estufas y hay de nuevo alerta ambiental, por la contaminación de la leña mojada que se usa en la ciudad. Una contradicción más de las infinitas que tiene el modelo que vivimos.

Como saben, ayer fue un día histórico para nuestra región y para el país. El Comité de Ministros rechazó el proyecto de instalar represas en la zona del Río Baker.

Es solo un respiro: Todavía estamos complicados con las represas que quieren instalar en el Río Cuervo, una zona cercana a Puerto Aysén, donde hubo en el año 2007 un enjambre sísmico que costó la vida a diez personas.(4 fallecidos 6 desaparecidos). Complicados también por las amenazas de represas en el río Futaleufu y el Río Puelo. Como decimos en la calle, “si el cuervo vive, la lucha sigue”.

Han sido muchos años de lucha, desde que la empresa llegó amenazante y codiciosa, esa fatídica mañana en que se citó al gabinete regional de seremis para una reunión con el gerente de Hidroaysen, ese español que nunca supo responder como se llevaría la luz al norte del país, con esas represas  que supuestamente producirían energía en el extremo sur.

Ayer nos reencontramos celebrando en la calle: Los pescadores que lucharon en Aysén,  las mujeres, los niños que hoy son adolescentes y comenzaron a ir a las marchas  en coche con sus padres. Nos abrazamos los que tantas veces marchamos para decir “No queremos represas en la Patagonia”, nos abrazamos con lagrimas en los ojos con servidores públicos que fueron expulsados de sus cargos por no aceptar cambiar informes negativos hacia la empresa en la evaluación de impacto ambiental, nos encontramos los que alguna vez trabajamos en el gobierno y renunciamos por incompatibilidad.

Porque en el 2007, 2008 era incompatible ser activo antirepresas y seguir siendo funcionario directivo de gobierno.  “Que duda le cabe que estas represas se van a hacer” dijo un ex Ministro de Obras Públicas de la época en un gabinete regional, insistiendo que este no era un mega proyecto y que nosotros como región teníamos que exigirle compensaciones a la empresa. ¡Cuánta vida ha pasado desde entonces! ¡Algo de  razón teníamos!

Nos encontramos también con las Fuerzas Especiales de Carabineros, que todavía no entiende que en Patagonia somos gente pacífica. Al primer chorro el agua el guanaco brotó por todos lados, lavaron calles e hicieron el ridículo una vez más, mientras el Gobernador provincial decía públicamente que el no les  había dado ninguna orden de salir a la calle.

Es inevitable,  en este momento pensar en Alto Bio Bio y en Nicolasa Quitremán, que lucho para evitar la tragedia y que murió en el mismo lago artificial que ella trató de evitar. En los cisnes de Ralco, la gente  que vive en  La Greda, Puerto Ventanas y tanta empresa que lucra en uno de los países con peor distribución de ingresos del mundo. ¿Quién controla?¿Quien cuida a la gente? ¿Quién fiscaliza?

Imprescindible   hacer hoy un homenaje a Nicolasa, a  René Millacura y a tantos que ya no están  con nosotros y  que lucharon día a día, puerta a puerta calle a calle. También a tantos vivos desde Lago verde hasta caleta Tortel, desde el norte al sur de Chile,   que seguirán luchando, marchando, gritando para detener este pisoteo al que por suerte,  nunca nos acostumbraremos.

A todos ellos un homenaje en el  hombre que me habló hace casi treinta años de “Aysen reserva de vida”

Peter Hartmann, un enamorado de la Patagonia. Nunca ha bajado los brazos. Abrió caminos,  mostró sendas.  Ha luchado incansablemente por realizar este sueño pensando en los nietos de sus nietos,  los nuestros.

Desde la Patagonia, por Magdalena Rosas.

logo info nuevo

 

About SIC Noticias

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *